Siguenos en

domingo, 8 de junio de 2014

10 CONSEJOS PARA SUBIR MEJOR LAS CUESTAS.



Si eres corredor te habrás tenido que enfrentar alguna vez a las temibles cuestas. A muchos atletas le empiezan a aparecer las dudas cuando ven que el terreno empieza a ponerse cuesta arriba.

Si bien, lo ideal es que formen parte de tus entrenamientos, lo cierto es que no siempre pueden ser incluidas en nuestros planes semanales. Todo va a depender del entorno en el que vivamos.

Hoy no vamos a entrar en cómo realizar los entrenamientos en cuestas, que será algo que trataremos en próximas publicaciones, pero vamos a dar una serie de consejos para afrontar las pendientes de una manera efectiva, reduciendo el sufrimiento, independientemente de tú nivel de condición física.

A continuación te mostramos 10 consejos para enfrentarte a las cuestas con garantías:

1.      Mantén la posición de la cabeza y del tórax alto. Lo común es que nos encojamos y desvirtuemos nuestra postura, generando así un gasto energético extra.

2.      No mires al suelo. Debes dirigir la mirada directamente delante de ti, esto te permitirá subir elegantemente.

3.      Abre las manos en vez de apretar los puños, ayudarás a mantener relajado el resto del cuerpo y no gastarás energía de manera innecesaria.

4.      Alinea los segmentos corporales en la dirección de la pendiente, tirando de las piernas hacia arriba. Esto ayudará a que te sientas ligero, como si estuvieras “saltando” la cuesta.

5.      Corre los primeros dos tercios de la pendiente de manera relajada, controlando que no se acelere mucho el pulso, y después acelera ligeramente. Es bueno dosificar las fuerzas y no llegar arriba exhausto.

6.      Piensa que la cuesta es más larga que lo que es en realidad, de modo que llegues arriba y sigas un poco más.

7.      Para mantener el momento de fuerza debemos inclinar ligeramente el tronco hacia adelante.

8.      El movimiento de los brazos juegan un papel muy importante a la hora de subir, pues imprimen aceleración. Los brazos deberían formar un ángulo de 90 grados a nivel del codo y moverse en línea recta hacia atrás y hacia delante, en lugar de describir un movimiento transversal.

9.      Da pasitos más cortos y corre casi de puntillas, incrementando la cadencia de zancada.

10.  A la hora de bajar los pies deben aterrizar justo debajo del cuerpo para reducir el impacto sobre el cuerpo. Un braceo más corto ayudará a acortar la zancada.


Esperamos que cuando el terreno se empine tengas presente estas recomendaciones.